Ranger vigilando rinocerontes

Stop tráfico de especies

Morir defendiendo la vida salvaje

rangers
guardaparques

Más de 870 guardaparques o ranger han perdido la vida llevando a cabo su trabajo: proteger especies amenazadas como rinocerontes o elefantes de los cazadores furtivos. 

Con motivo del Día Mundial de los Guardaparques,  publicamos un informe que demuestra que trabajar para conservar la naturaleza se ha convertido en una profesión de alto riesgo. Desde 2009, un total de 871 guardaparques han perdido la vida en su trabajo y este año ya se supera  la docena de muertes según datos de la Federación Internacional de Rangers (IRF, por sus siglas en inglés) y la The Thin Green Line Foundation (TGLF).

De los 107 guardaparques muertos durante el último año, 48 fueron asesinados mientras protegían la vida salvaje. Otras 50 personas fallecieron mientras desempeñaban su trabajo debido a la peligrosa naturaleza de su día a día combatiendo las mafías del tráfico de especies.  Pero estos números no son solo cifras: son hombres y mujeres que han dejado atrás familias”, ha asegurado Sean Willmore, Presidente de la IRF y fundador de su rama benéfica, TGLF

El estudio revela también que uno de cada siete rangers encuestados (el 14%) que trabajan protegiendo especies amenazadas de los furtivos han sido heridos de gravedad mientras trabajaban en los últimos 12 meses.

Este año hemos lamentado la muerte de Rachel Katumwa, la primera mujer guardaparques o ranger asesinada durante su guardia en el Parque Nacional Virunga, en la República Democrática del Congo. Cada vez son más las mujeres que se ponen en primera línea, para proteger a las especies de los furtivos.  Un mes antes de su asesinato, supuestos miembros de un grupo militar armado, envueltos en una actividad de furtivismo, dispararon a cinco guardaparques y a su conductor. Fue el peor ataque en la historia de Virunga y el último en la larga lista de incidentes en los que los guardabosques han perdido la vida defendiendo especies en peligro.

Desde WWF pedimos a los gobiernos una revisión urgente y una mejora de las deficiencias que ponen en peligro la vida de los guardaparques: un entrenamiento y equipo adecuado, planes médicos sólidos, sistemas de comunicación para poder cumplir su trabajo sobre el terreno… Nuestro objetivo es que el trabajo de los guardaparques esté reconocido, para que puedan seguir defendiendo nuestra naturaleza y contribuyendo a un mundo mejor.

Lee la historia de Doreen, una mujer guardaparques en Kenia

Ayúdanos a fortalecer el trabajo de estos hombres y mujeres que protegen la vida salvaje. Firma y únete a la lucha contra el tráfico de especies.