Tráfico de especies: ¿qué es y cuáles son sus consecuencias?

Stop tráfico de especies

Tráfico de especies: ¿qué es y cuáles son sus consecuencias?

tráfico de animales
tráfico de especies

El tráfico de especies, que incluye animales y plantas, es uno de los negocios ilícitos más dañinos y rentables del mundo. Este delito contra la naturaleza mueve entre 10.000 y 20.000 millones de euros cada año, una cifra equiparable a la que mueve el tráfico de armas y de drogas.

Cada día, más de 80 elefantes son abatidos para obtener el marfil de sus colmillos y de continuar con ritmo de exterminio, en tan sólo 15 años podríamos ser testigos de la desaparición de los elefantes salvajes.

Éste es sólo un ejemplo de la magnitud del tráfico de especies, un delito que incluye  tanto el comercio ilícito de animales exóticos vivos como la caza ilegal de rinocerontes, tigres y gorilas, entre otras especies, para obtener partes de sus cuerpos utilizadas en artículos de moda, objetos de arte y decoración o medicinas.

Mitos como la creencia en Vietnam de que el cuerno de rinoceronte cura el cáncer o que los huesos y los bigotes del tigre son un remedio contra la malaria en China generan una demanda por estos productos que, en gran medida, se abastece a través de la caza ilegal.

El tráfico de especies es un crimen de dimensiones internacionales, con una demanda creciente y cuyas sanciones siguen siendo poco rigurosas a pesar de que pone en grave riesgo la supervivencia de animales en peligro de extinción y está aniquilando la vida salvaje de muchos países.

A pesar de que está sancionado por convenios internacionales como CITES, está menos perseguido que otros tipos de comercio ilegal.

Las mafias que trafican con drogas y armas a menudo están involucradas también en el tráfico de animales y plantas, y en muchos casos -especialmente en África- este sangriento negocio se ha convertido en un lucrativo medio de financiación para guerrillas y grupos terroristas.

Tráfico de animales y plantas: el negocio de la extinción

El tráfico de animales es una de las mayores amenazas para las especies protegidas. Cada año, los furtivos matan una media de 100 tigres, 30.000 elefantes, más de 1.000 rinocerontes y  más de 100.000 pangolines.

La falta de escrúpulos de los cazadores furtivos les ha llevado incluso a utilizar cianuro para la pesca o talar árboles en lugares protegidos para facilitar la caza.

Este delito es la mayor amenaza directa a la supervivencia de especies que, como el tigre o el rinoceronte, se encuentran en peligro de extinción.

Desde WWF luchamos contra el tráfico de animales y plantas

La lucha contra el  tráfico de especies ha sido siempre una de nuestras prioridades. En los años 70 impulsamos la creación de CITES, el convenio internacional que regula el comercio de especies. Diez años después, junto con la Oficina para las Drogas y el Crimen de Naciones Unidas (UICN), creamos TRAFFIC, una organización dedicada a seguiry analizar las cifras del comercio ilegal de especies en todo el mundo.

Desde WWF  trabajamos para luchar contra el tráfico de especies. Apoyamos a los guardas que luchan en primera línea contra los furtivos, y, junto con los gobiernos, perseguimos el tráfico ilegal de muchas especies como el tigre, el elefante o el rinoceronte.

¡ÚNETE Y AYÚDANOS A SALVAR LAS ESPECIES EN PELIGRO!