Stop tráfico de especies

Ponte en su piel

Aunque sea difícil de creer, al ser humano le ha bastado sólo un siglo para acabar con el  97% de la población  tigres salvajes.  Y los pocos tigres que viven en libertad están  en peligro por el tráfico de especies, la mayor amenaza para la supervivencia del felino más grande del mundo. Pero aún estamos a tiempo de luchar contra esta lacra.

Los tigres salvajes son cazados por furtivos para traficar con su piel, utilizada como alfombras y objetos de decoración; sus huesos, destinados a elaborar medicinas supuestamente milagrosas y con otras partes de su cuerpo como garras y colmillos que se venden como amuletos.

WWF trabaja para acabar con este negocio ilícito que enriquece a muy pocos, pero que nos empobrece a todos porque es un crimen contra la biodiversidad. Únete a la lucha contra este crimen y ayúdanos a salvar a las especies amenazadas.

  • En sólo un siglo, hemos provocado la desaparición del 97% de la población de tigres del mundo.
  • De las nueve subespecies que existían, tan sólo quedan seis y tres de ellas ya se han extinguido (el tigre balinés, el del Caspio y el de Java).
  • En los últimos 15 años se han matado al menos 1.755 tigres, principalmente en Laos, Vietnam y Tailandia .
  • Actualmente, hay más tigres en cautividad que en libertad.
  • Aún así, nuestros esfuerzos empiezan a dar resultado y la población mundial de tigres salvajes está creciendo por primera vez, aumentando de 3.200 a 3.890 en menos de una década.
  • Desde WWF luchamos sin descanso contra el tráfico de especies, apoyando a los guardas que se enfrentan a los furtivos, trabajando con los gobiernos para el endurecer la persecución de este crimen y promoviendo la prohibición del consumo en los mercados de destino, principalmente asiáticos.

 

Únete a la lucha contra el tráfico de especies

27.676
Objetivo 60.000 firmas

Con mi firma me comprometo a luchar contra el tráfico ilegal de especies que está llevando a la extinción a animales de todo el planeta.

Me comprometo a no comprar pieles de animales, objetos de marfil, restos de tortuga carey, medicinas o productos que contengan derivados de animales en peligro de extinción o que puedan proceder de tráfico de especies.

Pido a nuestro Gobierno que actúe para cortar el tráfico de marfil, cuernos de rinoceronte y otras especies en peligro que llegan a nuestro país.

Reclamo al Gobierno que aumente los medios para luchar contra las redes organizadas y el tráfico ilegal que cruza nuestras fronteras reforzando y coordinando policía y aduanas.

Compartiré mi compromiso con mis amigos y familiares para que también luchen contra el tráfico ilegal de especies.

Apoyaré a WWF en la defensa de la naturaleza.

Gracias

Utilizaremos sus datos de contacto para informarle, por medios electrónicos y llamadas telefónicas, sobre nuestro las diferentes líneas de nuestro trabajo, así como de campañas y actividades que puedan ser de su interés. Podrá revocar su consentimiento para mantenerle informado así como ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición ante el responsable del fichero WWF España, en la dirección: Gran Vía de San Francisco, 8D. 28005 Madrid. España.

Blog: Tráfico de especies

tráfico de animales Bután lucha por el tigre

Bután lucha por el tigre

Singye Wangmo es guardaparques en una de las zonas protegidas del pequeño país de Bután. Su misión es combatir la caza ilegal del tigre, la mayor amenaza de este imponente felino. WWF aporta tecnología y entrenamiento especializado a los guardianes de los tigres, que no solo tienen que batirse con los furtivos, sino que deben tener cuidado con los peligros del bosque de montaña, como los corrimientos de tierra o las inundaciones en época de monzón.

El Parque Nacional de Ramas, donde patrulla Singye, es el hábitat de 33 ejemplares de tigre. Un grupo...